• Carla Salamanca

El Liderazgo como Cultura Organizacional


El líderazgo, es un fenómeno que a nivel organizacional destaca por su importancia en la creación de la cultura organizacional.

Lo anterior, se debe a que las personas que lo ejercen, también está influenciadas por el medio en que se desenvuelven y de la organización en que se desempeñan, por lo tanto, es importante conectarlo de manera directa con la cultura organizacional, ya que un líder logra que las cosas sucedan a través del trabajo en equipo, fomenta el cambio con la intención de mejorar experiencias y crear conexiones únicas de su equipo con la organización.  

Es por esto, que el verdadero cambio cultural en una empresa se produce cuando los líderes están viviendo sus valores para compartir su comportamiento, con los clientes, los proveedores, la comunidad en la que viven y especialmente con sus colaboradores. Generalmente, el liderazgo está asociado con el poder de tomar decisiones que afectan a todo un equipo. Sin embargo, para nosotros, un líder es aquella persona capaz de influenciar positivamente en el desarrollo colectivo de la organización mediante estrategias basadas en agregar valor a su gente para que como consecuencia, la organización crezca y sobrepase a la competencia. El verdadero liderazgo no es cuestión de títulos o cargos. Para ser un líder ejemplar se debe de dominar la habilidad de invertir en inspirar a los demás, obtener resultados y crear un equipo capaz de realizarlos todo esto a través de los valores de la empresa. Respecto a la cultura, existen buenas prácticas que líderes conscientes realizan y las promueven con la intención de promover el desarrollo y multiplicar líderes que garanticen el crecimiento y sean capaces de ofrecer una mejor propuesta de valor a sus clientes.

  • Promover la educación continua: La organización no solo debe tener a los mejores talentos posibles, sino también ayudarlos a crecer mediante la realización de actividades que los hagan ser mejores en el ámbito laboral y también personal.

  • Promover la colaboración: Impulsar la participación de los colaboradores en los cambios y decisiones de la empresa con la intención de fomentar la innovación y las nuevas ideas.

  • Cadenas de valor mucho más integradas y estructuras organizacional más horizontales: Ayuda a desaparecer rivalidades y jerarquías dentro de la organización fomentando el trabajo en equipo y la obtención de objetivos.

  • Valor a través de la diversidad: Una mayor diversidad ayuda a las organizaciones a satisfacer mejor las necesidades y requerimientos de los diversos mercados, y de esta forma, crea valor. No se trata sólo de adaptarse a los mercados, sino que también a las culturas en las que se encuentran, lo que les permite desarrollar mejor el liderazgo de sus colaboradores.

  • Sostenibilidad laboral y social: Construir una fuerza de trabajo sustentable que esté consciente de que la nueva generación de líderes valora el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, así como la responsabilidad social.

1 vista0 comentarios