• Luis F Melgarejo

5 consejos que ayudan a no desconectar tu vida personal de tu vida laboral.




Si les preguntáramos, ¿Eres realmente quien quieres ser en tu trabajo? ¿Qué responderían?

Históricamente las empresas y el sistema organizacional nos ha empujado ha ponernos una máscara, figurativamente hablando en donde nos exigimos dejar todas nuestras emociones, nuestras pasiones y problemas fuera de este ámbito para mostrarnos capaces ante los líderes de la empresa de realizar nuestras actividades y lograr los objetivos que nos impone nuestro rol dentro de la organización.

Junto con nombres en nuestras descripciones de puesto, comenzamos a trabajar bajo el nombre de analistas, coordinadores, gerentes, etc… sin darnos cuenta que poco a poco nos comenzamos a desconectar de nuestra vida y nuestras relaciones en el ámbito laboral con la intención de mostrarnos fuertes, determinados y responsables ante nuestros colegas.

Muchos lugares de trabajo poco a poco fomentan la vulnerabilidad como una fortaleza en sus líderes y equipos de trabajo, con la intención de formar colaboradores con un sentido de integridad. Si buscamos el origen de la palabra integridad, encontramos que viene del latín “integritas” que significa totalidad y/o entereza, algo que necesitamos en las personas dentro del mundo laboral; personas que logren alcanzar esa integridad como personas y logren conectar en un nivel más profundo con sus emociones, gustos y disgustos. Por otro lado, también necesitamos empresas que fomenten la seguridad de sentirse vulnerable como persona y que puedan fungir como espacios de aceptación.

Aquí 5 consejos que podemos trabajar para no desconectar nuestra vida personal de la vida laboral y construirnos como personas más integras.

1) Busca fomentar espacios con tu equipo de trabajo en donde no solo se hable de temas laborales, pueden 10 minutos antes de una junta en donde se pueda preguntar genuinamente ¿Cómo estás el día de hoy?


2) Un programa de mentoreo nos ayuda a fomentar relaciones más estrechas entre gente experimentada con gente nueva dentro de la empresa.


3) Reflexiones de grupo sobre temas de vanguardia. Al no tener momentos de dialogo diferentes a lo laboral, podemos fomentar los espacios de diálogo enfocados a temas diferentes a nuestras responsabilidades y objetivos laborales.


4) Si queremos lugares de trabajo llenos de confianza y llenos de relaciones interpersonales reales, debemos de revelar realmente quienes somos con nuestras fortalezas, pero también con nuestras inseguridades.


5) Comprometernos a una vida donde podamos sentir y expresar lo que sentimos sin temer a ser juzgados. La vulnerabilidad es una virtud llena de valentía y aceptar que somos seres emocionales nos lleva empatizar y conectar con personas de manera más profunda.


Entre más conocemos a las personas, es menos probable que desconfiemos de ellas.



9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo